Sonia y Joaquín Luis

Porque la vida, como la existencia, es más intensa compartida.