No está habilitado el clic derecho del ratón.

Desde la ventana

A través de la ventana, esos ojos que se reflejan me miran fijamente y me lanzan preguntas que me cuestionan cómo transitamos en este viaje sin retorno.

Nos resituamos y comenzamos a dar importancia a lo que realmente te devuelve el pulso y la esperanza.

Tendremos que construir otras narrativas ante estos acontecimientos porque ahora todo es impredecible y tendremos que cooperar incondicionalmente con lo inevitable.

Tal vez cuando volvamos a caminar, caminemos más despacio, más cercanos, más humildes, más humanos.

Tal vez  y sólo tal vez, ese reflejo te devuelva tu pasado calmado, tus sombras ordenadas y tus rotos zurcidos.

Deja un comentario